En sus inicios, el desarrollo de software era una empresa colectiva, en la época de las mainframes y la cinta magnética el código era constantemente creado a la medida por programadores que compartían libremente sus aportaciones. El desarrollo de la tecnología con el tiempo dio lugar al modelo de software estandarizado en paquetes, distribuido bajo el sistema de derechos de autor (software propietario) esta era una ventaja que facilitaba la distribución y en alguna medida el uso de software por un público “laico” tecnológicamente hablando, sin embargo, impedía a los usuarios el acceso al código fuente y la adaptación y flexibilidad a la que usuarios más sofisticados estaban acostumbrados.

Los errores en el software no podían ser corregidos por su usuario, esto debido a impedimentos técnicos y legales; la modificación de software propietario implica una violación a los derechos de autor del productor del mismo. El usuario cambia conveniencia por flexibilidad ya que queda al arbitrio del productor, publicar parches y actualizaciones para corregir errores en su producto, en el peor de los casos el usuario se ve obligado a adquirir estas actualizaciones por un costo extra.

El desarrollo del código privado, no impidió que siguiera desarrollando código libre, sin embargo dicho código producido sobre todo por universidades era únicamente desarrollado en aplicaciones de uso popular por grandes entidades comerciales, en otras palabras, era apropiado sin ninguna compensación al común; esto desmotivaba a programadores individuales que pudieran también desarrollarlo, ya que el fruto de su esfuerzo podría ser apropiado por algún ente comercial.

Poner balance a la situación anterior era el propósito de Richard Stallman, programador, teórico y activista cuando formuló el concepto Copyleft (Obligaciones del Autor) en contraposición a Copyright (Derechos de Autor). En la mecánica de Copyleft el autor libera una serie de derechos, tales como, copiar, modificar y distribuir a través de una licencia. Cualquier persona es libre de obtener sin costo estos derechos a través de la licencia, la única condición impuesta es la obligación del usuario de utilizar la misma licencia al momento de redistribuir el software, en caso llegue a hacerlo. Debido a que para modificar el software es indispensable contar con el código fuente la licencia obliga también a que junto con el programa ejecutable, se distribuya también su código fuente.

El concepto Copyleft facilita que comunidades de programadores puedan trabajar juntos en determinado proyecto, y a su vez elimina el riesgo de que determinado colaborador o entidad comercial cambie el modo de distribución apropiándose de las contribuciones de los demás.

El concepto Coplyleft está detrás de las licencias GPL en la que se basan las distintas distribuciones de Linux y Apache utilizada para las distribuciones del Software de Servidores Apache. Haciendo el código abierto el motor de internet y del ciberespacio.

By Tux.svg: Larry Ewing, Simon Budig, Anja Gerwinski Heckert_GNU_white.svg: Aurelio A. Heckert <aurium@gmail.com> [FAL], via Wikimedia Commons” class=”alignnone” /><br />
 </p>
								
															        
					</div> <!-- /post-content -->
					            
					<div class=